Atletismo en el ministerio de Hacienda
enviar este artículo
31/01/2014
.
Hoy se cumple el plazo para hacer la declaración del Impuesto del Valor Añadido (IVA) en el reino de España. No es cosa fácil. El ministerio se esfuerza por hacerlo casi imposible, y eso en nombre de la modernidad.

El ministerio de Hacienda, además de perseguir el fraude en los estamentos medios y bajos de la sociedad, pone los trámites de la declaración de las rentas cada vez más farragosos y difíciles. Sin embargo, no hay tanto celo para perseguir y castigar el fraude en los niveles más altos de la economía. Ahora mismo, los ricos en España tienen fácil su impunidad. Los inspectores de Hacienda han hecho pública su falta de medios y de voluntad para atajarlo por parte del ministerio del ministro Cristóbal Montoro.

Con el desprecio del que se cree alguien importante, Mariano Rajoy dijo en cierta ocasión que “España no es Uganda”. Pues está peor que ese país africano. El célebre “Vuelva usted mañana” de Larra está a la orden del día, a pesar de las computadoras y el universo informático.

Hacer la declaración tributaria por Internet lo ha convertido Hacienda en una obligación sin alternativas. De repente y por orden ministerial, cada español contribuyente está obligado a tener ordenador y pagar una conexión a Internet. No se puede efectuar el pago a Hacienda de otra manera. Y si no estas conectado a Internet, te ves obligado a acudir a una gestoría para que te hagan los trámites de la declaración.

Un amigo tiene un local comercial en alquiler y tiene que declarar el IVA cada tres meses. Al acudir a cumplir con su obligación, se ha encontrado con este surrealismo “ugandés”. Gente amontonada en las delegaciones de Hacienda sin saber cómo solventar el pago. Gente que no tiene ni idea de manejar un ordenador completamente naufragada y nerviosa en este absurdo...

Pero, aunque tengas Internet, Montoro no te lo va poner fácil. Eso seria contrario a las costumbres burocráticas españolas, dadas al fárrago administrativo y a poner obstáculos. Cuando ya has conseguido escalar el Himalaya de los códigos y rellenado las casillas correspondientes, el sistema
se niega a tramitarlas porque es necesario tener el programa Java Máquina Virtual.

En ese desesperante momento ya te has subido por las paredes, te has incendiado de estrés, has maldecido a este país de Función Pública tercermundista y trasnochada y te has acercado a una gestoría donde cobran 50 euros por un trámite que ocupa un folio.

Quizá esa es a sutil manera que tiene el gobierno de fomentar el empleo en el sector terciario. Las gestorías están atiborradas en estos días de ciudadanos que pretenden pagar sus impuestos y no saben cómo. Hoy vence el plazo. El que no haya superado los obstáculos del ministerio será multado con todo rigor.


.