Adaptación fatal
enviar este artículo
19/11/2013
.
Al igual que las ratas, el ser humano como especie es capaz de habitar los más rutilantes palacios o sobrevivir inmerso en la más abyecta inmundicia. Al final y, visto lo visto en el mundo, lo que debería ser una cualidad inestimable se convierte en su definitiva perdición.
.